LNB · 18 de Noviembre de 2021

Selección de LNB: uno por uno, el análisis de los elegidos por el Che García

De los 17 convocados por Néstor García, 14 son jugadores de la Liga Nacional. Méritos, actualidad y virtudes de cada uno de los citados por el nuevo cuerpo técnico para enfrentar a Paraguay (26 y 27).

Por Elías Mauro

Néstor García dio a conocer a los convocados para las primeras ventanas clasificatorias de cara a la Copa del Mundo 2023 que se disputará en Filipinas, Japón e Indonesia, y 14 de los 17 preseleccionados forman parte de equipos de Liga Nacional, ratificando que nuestra competencia sigue siendo una fuente de talentos. Nombre por nombre, te compartimos nuestro análisis de por qué cada uno integra esta lista.

Bases

Juan Ignacio Brussino – Quimsa

Desde que retornó de México a finales del 2020, luego de jugar para Dorados de Chihuahua, Juani hizo un clic en su juego, lo cual se vio en la primera mitad de este año cuando vistió los colores de Instituto, demostrando un nivel superlativo en la conducción gloriosa.

Esa habilidad que siempre lo caracterizó para el armado del juego, la gran lectura que tiene en los pick and roll, y el agregado de su exquisito tiro de tres puntos, hicieron que Quimsa se vuelva a fijar en él, para que se haga cargo de la base en la actual temporada.

El santafesino promedió 10,3 puntos, 11,5 de valoración y 44,7% de efectividad en triples en el Súper 20, y ante la salida de Chuzito González de la Fusión, tomó aún más protagonismo en la Liga: en los primeros cinco juegos tuvo una media de 11,8 tantos, 12,4 de valoración y 3,5 asistencias.

A sus 30 años, con una madurez notable desde el juego, Juani Brussino tiene su primera convocatoria a la Mayor.

Leandro Vildoza – Boca

Tarde o temprano, el tucumano iba a tener su posibilidad de probarse con los colores de Argentina. Es que viene de romperla toda en su enorme temporada en Regatas, lo que trajo como consecuencia que la dirigencia de Boca Juniors, y sobre todo, Gonzalo García, pusieran los ojos sobre él.

Con el Remero, el lírico base promedió 6,4 puntos, 4,3 asistencias y 4,4 rebotes en 25,4 minutos a lo largo de la temporada pasada. Ahora, esos números, con otro tipo de responsabilidades con los colores del Xeneize, aumentaron: una media de 8 tantos, 5,6 asistencias y 11,8 de valoración (quinto del equipo) por juego en el Súper 20, lo que se mantuvo en el comienzo de la Liga, con 9 tantos y 5 pasesgol por juego en 4 duelos.

Su agresiva defensa, intensa de aro a aro, el tiro de tres puntos y su intrépido e inteligente manejo del balón hacen de este armador uno de elite. Con 27 años, otro Vildoza va por su lugar en la Selección.

Franco Baralle – Quimsa

El base cordobés tomó la difícil decisión de irse del club de sus amores para tomar otros desafíos. En el horizonte apareció Quimsa, con la Champions, la Intercontinental, la obligación de pelear la Liga, y tanto más. Y qué gratificante debe haber sido para la Chanchita el haber podido luchar hasta el final en todos los frentes, incluso siendo campeón en varios.

Fue una pieza fundamental de la obtención de la BCL Americas del año pasado, con 22 puntos en el tercer juego de la semifinal ante San Lorenzo (5-8 triples), y un enorme rol en la gran final ante Flamengo. Como si fuera poco, también la rompió en la coronación del Súper 20, con 13 puntos en el cotejo decisivo. 

En la última Liga, promedió 8,9 tantos por juego, siendo uno de los animadores fundamentales del Quimsa subcampeón. En este Súper 20 tuvo una media de 10 puntos y 11,9 de valoración por partido, y hoy, ante la partida de Luciano González, es una de las armas principales de González: en la Liga lleva 17,6 puntos por duelo (el más alto del equipo) y 17,8 de valoración.

Además, fue parte de las ventanas clasificatorias a la AmeriCup 2022, con una gran tarea en la conducción, incluso cerrando partidos en sus primeras experiencias con la celeste blanca. “Si no venía a Quimsa, creo que no hubiera venido el llamado de la Selección”, expresó hace unos meses. Y con su atrevimiento, con su aparición en los momentos en los que la pelota quema, y su determinación para anotar, deja en claro por qué vuelve a ser convocado para comandar a su país.

Sebastián Orresta - Gimnasia 

El otro tucumano de la base argentina. Orresta, a caballo de su notorio progreso físico, demuestra partido a partido ser uno de los mejores defensores de la Liga Nacional, una muy buena lectura de juego y su ampliado abanico de alternativas ofensivas para dejar solos a sus compañeros, pero no sólo eso: esta temporada además añadió goleo a sus actuaciones, algo que en la edición anterior de la Liga no le sobró.

El cerebro de Gimnasia de Comodoro promedió 11,3 puntos y 3,6 asistencias, con 12,9 de valoración (tercero del equipo), durante el Súper 20, y en el comienzo de la Liga tiene medias de 12,7 tantos, 3,3 asistencias y 16 de valoración.

Intenso, agresivo, inteligente, constructor de juego, prolijo y atrevido cuando es necesario. A los 28 años a Sebastián le llega la oportunidad de medirse con la camiseta más linda de todas: la de Argentina.

Escoltas

Martín Cuello - Instituto 

Loku no podía no estar. El de Ramos Mejía viene de tres grandes temporadas en Instituto de Córdoba, y fue una de las claves del campeonato en el Súper 20. Sin brillar en las tablas de estadísticas individuales en el comienzo de la Liga, Cuello sumó aspectos que no son visibles en las planillas, pero que sí son importantes para la ejecución de las ideas propuestas por Victoriano, y claro, para el funcionamiento del equipo.

Loku aprendió a ocupar mejor los espacios, a jugar sin el balón en sus manos, lo que hasta hace unos años era difícil de imaginar. Su tiro, intensidad en ambos costados de la cancha y aporte enérgico son sin dudas argumentos claves que le valieron la convocatoria en las ventanas de la AmeriCup, y repetir en esta oportunidad.

En el Súper 20 resultó el segundo goleador del equipo glorioso con 14,4 puntos por juego, 15,9 de valoración y 3,7 asistencias por partido, siendo decisivo, en especial en el Final 8, para la consagración de la Gloria. En este comienzo de Liga lleva una media de 11,7 tantos y 13,7 de valoración por cotejo.

Luciano González - Instituto 

Chuzito es uno de los jugadores más requeridos en cada mercado de pases. Después de una gran temporada en Quimsa, jugó dos años en Instituto (17/18 y 18/19), donde terminó de explotar su potencial. Eso le valió el llamado de multicampeón San Lorenzo, que sirvió como vidriera para que el Flamengo de Brasil posara sus ojos en él.

Fue a tierras cariocas y ese potencial volvió a extenderse, ganando roce internacional, puliendo aún más su tiro, y su rol determinante dentro de un equipo. Jugó el Súpero 20 para Quimsa, donde tuvo una media de 14,1 goles por partido, siendo el referente perimetral de los ataques. Pero, sorpresivamente, arregló su desvinculación, aunque claro, no estuvo mucho tiempo libre. A los días, arreglaba su regreso a Instituto. 

González promedia lleva 10,7 puntos, 3,3 asistencias y 8 de valoración en tres partidos disputados con su nueva (y vieja) camiseta. En la Selección estuvo en la ventana de hace un año y medio, la última vez que el equipo argentino jugó con público en casa (20 de febrero, en San Luis). Sumará todo su repertorio ofensivo a la nueva Selección de Néstor García.

Matías Solanas - San Martín de Corrientes

Matute fue otra de las grandes revelaciones que tuvo la Liga Nacional en las últimas temporadas. El entrerriano fue tomando cada vez más protagonismo en el esquema de Dieggo Vadell en San Martín de Corrientes y hoy es una pieza clave para el funcionamiento colectivo del equipo, con libertades ofensivas que pocos tienen. 

Solanas ya fue parte de las ventanas clasificatorias para la AmeriCup, por lo que sabe qué significa vestir la Celeste y Blanca, y cumplió con creces. Es un escolta talentoso que puede subir la pelota sin inconvenientes, tiene un tiro de armado rápido muy difícil de puntear, y cuando penetra, descolla un primer paso que deja atrás a cualquier defensor de primera línea.

Fue el goleador de su equipo en la Liga pasada, con 13,4 puntos por juego, por delante de Sebastián Acevedo, y en esta temporada mantiene esos números: en el S20 convirtió 13,7 unidades y capturó 4 rebotes , mientras que en la temporada de la máxima categoría lleva 12,7 tantos y 11 de valoración, luego de haberse perdido el primer duelo por una molestia muscular.

Aleros 

Agustín Barreiro - Gimnasia

Al Pipi lo cambiaron en España, o algo le hicieron. Luego de su partida desde Hispano Americano / Boca hacia Zentro Basket de Madrid, el nacido en Cañuelas retornó al país para tomar más protagonismo y sumar roce y experiencia en la Liga Nacional.

Y vaya si le está yendo bien. A pesar de haber perdido la final del Súper 20 con Gimnasia, fue uno de los principales estandartes del Verde, siempre ingresando desde el banco y cambiando partidos gracias a su energía, frescura, puntos, asistencias, (muchos) rebotes, y sobre todo, show y mucha intensidad. Una pieza de oro para el futuro del básquet argentino, que tendrá la chance de medirse con los mejores en su puesto.

Un alero/ala pivote que juega a intensidad de elite y es el máximo reboteador de la competencia. Fue, además, el séptimo jugador con mejor valoración en el S20, con 17,5 por partido, además de 10,8 puntos y 10,7 rebotes (el mejor en el rubro), con 8,1 defensivos, y 2,6 ofensivos. En la temporada liguera sus números aumentaron aún más: 12,8 unidades por juego y 17 de valoración, en 22,3 minutos. Quizá la mayor revelación de esta joven temporada.

Martín Fernández - Regatas

Uno de los mendocinos convocado por el Che García. Martín es un perimetral muy ágil que, con su crecimiento en Bahía Basket supo perfeccionar las cualidades que siempre mostró de chico. Un manejo de balón excelso, una buena lectura de juego y un tiro de mediana y larga distancia de gran eficacia.

Llegó a Regatas con el objetivo de tomar otro tipo de protagonismo, y pudo afianzarse rápidamente, primero con Victoriano, y ahora con Piccato, siendo uno de los estandartes del plantel en ambos costados costados de la cancha, y una fija como titular y en los cierres ajustados.

Ya representó a Argentina en categorías formativas y en mundiales de 3x3, así como en la última ventana clasificatoria a la AmeriCup del año pasado. Sus números y actuaciones en la última temporada y en el comienzo de esta vuelven a ser argumentos para que sea preseleccionado: 10,4 puntos y 12,5 de valoración con 41,6% en triples en al campaña anterior, y 10,3 puntos, 5,6 rebotes y 13,9 de valoración en el Súper 20.

Ala pivote

Nicolás Romano - Instituto

Un guerrero de mil batallas, el MVP del campeón del Súper 20. La garra y el corazón de Instituto. A los 34 años, se muestra más joven, atlético y con más ganas. No ha dejado de trabajar y ese sacrificio lo ha convertido en un ala pivote moderno, con mucho tiro, capacidad atlética y la personalidad de siempre.

Romano es ese jugador que cualquier entrenador quisiera tener en su equipo. Defiende, corre, deja todo, anota y agarra la pelota cuando quema, en momentos en que la mayoría no la quiere tener en sus manos. Así, fue fundamental en casi todos los partidos de la Gloria en su camino al campeonato. Lo mismo que en el pentacampeonato de San Lorenzo en la última campaña.

En el Súper 20 fue el jugador con más valoración, con 21,8 de promedio, además de ser el MVP de la gran final. Promedió 16,4 puntos por juego y 8,3 rebotes (sexto del certamen en ambos rubros), además de 39,7% en tiros de tres puntos. Ahora, en la reanudación de la Liga, Nico aumentó esos números: 17 unidades, 7,2 rebotes, 50% en triples y 24,8 de valoración, manteniendo su reinado en la tabla general.

Federico Aguerre - Boca

El mendocino fue fundamental en la Argentina de las ventanas clasificatorias para la AmeriCup, donde enfrentó a Chile y a Colombia, ambos por duplicado, y promedió 9,5 puntos y 5,5 rebotes en cuatro juegos, además de una eficiencia de 11,5. Un ala pivote que a veces puede ser alero, que abre la cancha con su tiro, que conoce bien el juego, tiene experiencia, oficio y es querido en todos los grupos y planteles, porque siempre piensa en el equipo.

Federico está transitando la tercera temporada de su segundo ciclo en Boca, y sigue siendo uno de los referentes del plantel tanto en la ofensiva como en el aro propio. Su altura de 2,03 en el perímetro le da un salto de calidad. y sumado a su tiro, se hace un factor determinante en cualquier equipo en el que juegue.

En el Súper 20 fue el segundo goleador del equipo que alcanzó un invicto de 9 partidos seguidos, con 12,7 puntos y 17,4 de valoración por juego, además de 6,8 rebotes. En el comienzo de la Liga, ya lleva 13 tantos por encuentro, y aumentó su valoración a 17,6, con un 47,6% de efectividad en triples.

Pivotes 

Tayavek Gallizi – Instituto

¿Qué más se puede decir del Taya que aún no se ha dicho? El jugador del pueblo. Ese que todos quieren, con el que se sienten representados, sin importar el dónde, el cómo, ni el rival. Taya es el jugador que sabe lo que puede dar, que se ajusta al rol que tiene que cumplir y va a dejar todo para que el equipo funcione al 100%, además de haber mostrado progresos en su juego ofensivo. 

Integrante del seleccionado subcampeón mundial en China 2019, con mucho trabajo y grandes tareas defensivas contra los mejores internos del mundo, también conformó el equipo que fue a los Juegos Olímpicos de Tokio. Credenciales le sobran, experiencia también, y ganas y garra, ni hablar. Viene de ser pieza clave en la conquista de Instituto en el Súper 20.

¿Sus números? 11,6 puntos y 4,6 rebotes por juego, con 13,9 de valoración en el Súper 20, siendo una pieza infaltable en la rotación de Victoriano para lograr el campeonato. Y en el comienzo de la Liga los mantuvo: 11,8 tantos por encuentro, 4 rebotes y 14,8 de valoración, segundo por detrás de Romano.

Kevin Hernández - Boca 

Un hombre que también merecía su llamado. Kevin viene demostrando temporada tras temporada que es uno de los mejores pivotes de la Liga. Un crecimiento personal que tuvo en sus cuatro temporadas en Ferro, y que potenció aún más con sus vivencias en México, y el año pasado en San Lorenzo, donde fue imparable en el aro propio y en el ajeno.

Con el Cuervo promedió 10 puntos y 5,5 rebotes por juego, además de 12,8 de valoración, siendo una de las figuras del elenco de Santander, en un equipo que si algo tenía fuerte, era el poderío interno.

Ahora, con otra cabeza, más maduro, Hernández llegó a Boca para su segundo ciclo, con otra responsabilidad, y mucho más liderazgo. Sus actuaciones tanto en el Ciclón como en el Súper 20 con Boca le abrieron la puerta a una nueva convocatoria, es que él mismo aseguró que no estaba esperando, pero que siempre iba a estar listo para el momento en que llegara. El momento es ahora, Kevin.

Lautaro Berra – Obras 

El santafesino siempre fue de menos a más. Con la grandeza y humildad que caracterizan a su persona, vuelve a ser elegido por un entrenador para ser parte de la lista de preseleccionado. Ya lo había llamado Sergio Hernández en procesos anteriores y el más reciente fue cuando estuvo en Las Vegas, en la preparación para Tokio 2020.

El interno de Obras se recuperó de dos lesiones fuertes que lo mantuvieron alejado bastante tiempo de las canchas, pero ha progresado en su juego y va por más. Siempre viviendo el día a día, Lauti vuelve a tener la oportunidad de demostrar que está para grandes cosas, como lo vino haciendo desde que comenzó la temporada. 

En el Súper 20 promedió 10,3 puntos y 3,7 rebotes por juego, con una valoración de 8,5, y extendió esos números a la Liga, con una media 9,7 unidades y tres rebotes por encuentro.

Berra sabe que tiene una nueva oportunidad con los colores de Argentina: vistió la casaca albiceleste con las distintas categorías de inferiores, y ya se puso la del combinado mayor en amistosos y en las ventanas clasificatorias para la AmeriCup 2022, teniendo rendimientos que le permitieron ser llevado a la preselección olímpica. Ahora, deberá ganarse el lugar para la doble serie ante Paraguay, con dos centros de alta calidad. ¡Qué linda estará esa competencia interna!

Proveedores Oficiales

Sponsors Oficiales

Soporte Tecnológico