LNB · 18 de Noviembre de 2021

Quimsa · Quimsa

La lupa en Quimsa: ¿Qué hay detrás del presente del puntero invicto?

Desgranamos los argumentos, en ataque y defensa, de la Fusión. Rendimientos individuales y ambición. Un equipo que hizo un clic en el Súper 20 y hoy luce sin fisuras.

Por Lucas Leiva

Seguramente no eran muchos los capaces de poner en duda el poderío de Quimsa en la previa al inicio de la temporada. Porque si hay una palabra que define a la perfección los últimos 3 años de la Fusión, esa palabra sería "candidato". Resulta casi imposible no imaginarse a este equipo dentro de los primeros planos, haciendo honor al poderío que adquirió temporada a temporada y afirmándose como una potencia de la actualidad. Hoy el elenco santiagueño es uno de los últimos invictos que queda en pie (junto a Instituto y San Martín), y todo este magnífico presente lo supo edificar en base varios aspectos que buscaremos desmenuzar a continuación.

De lo que no hay duda hoy es que Quimsa volvió a plantarse con todo desde el primer momento en esta Liga, más allá de que el torneo aún siga en pañales. Es consciente de que está ante una nueva y gran oportunidad, y si bien no arrancó muy bien el Súper 20, en el tramo final pudo hacer un clic en su rendimiento y sacar a relucir una renovada versión llena de hambre, subiendo un escalón en intensidad tanto a nivel defensivo como ofensivo. La propuesta de su DT Seba González está funcionando a la perfección, el equipo se acomodó y el dato contundente es que a partir de la segunda etapa del S20 y al día de hoy ganó 8 de los últimos 10 partidos.

¿Cuáles son los motivos de su mejora? Principalmente su defensa, que en esta seguidilla de diez juegos pasó a recibir apenas 73.2 puntos, teniendo en cuenta que en sus primeros partidos promediaba casi 83 en contra. Haber bajado cerca de 10 unidades el goleo de sus rivales resulta clave, tanto que hoy Quimsa es la 4° mejor defensa de la Ligaen puntos permitidos (74.8), y que sólo San Martín, Boca y Argentino están por debajo de la media que ostentan los santiagueños. Sin dudas, esa intensidad y la química que adquirió el equipo a la hora de subir la defensa fue una de las claves.

Quimsa, además, reacciomó bien ante una situación apremiante de clasificación al Final 8 y mejoró mucho en base a esa defensa y cómo asimilaron el sistema de González los jugadores que reforzaron al plantel (NdR: se sumaron Anderson, Brussino y Acevedo). El equipo se alimenta mucho del rebote, individualmente con Anderson como máximo destacado (10.6, el mejor reboteador de la Liga), pero con un grupo de jugadores detrás que entiende bien de los espacios, que cubre bien los huecos y funciona como un relojito.

En ataque, y si bien no es su estilo predilecto, puede jugar seteado aunque despliega mayores alas en sus transiciones rápidas. Tiene material para hacerlo porque los grandes también corren bien la cancha, además de un perímetro muy picante que muestra verticalidad, generación desde el pick and roll y buen tiro exterior. También gana abajo del aro convirtiendo o generando en segundas chances. Completo, pero por sobre todas las cosas, un equipo que tiene variantes y que ya dejó demostrado que cualquiera de sus jugadores pueden tomar protagonismo en determinados momentos del juego y resultar decisivos.

Es cierto que Quimsa hoy puede verse como uno de los mejores equipos en ofensiva, siendo 4° en la tabla general de puntos promedio con 89.2, pero el punto clave es que se reparte tan bien ese goleo: 6 de los 9 jugadores que habitualmente rotan en los partidos anotan 10 o más puntos de media. De ese grupo, solo tres están por debajo de los 20 minutos , anotan menos (Lugo 3.0, Toretta 3.2 y Carabalí 2.2), siendo dos de ellos jugadores con un rol mucho más defensivo. Los seis que superan los 10 puntos de promedio y jugan 20 o más minutos, son Juani Brussino, la Chanchita Baralle, el Tucu Gramajo, el capitán Mauro Cosolito, Seba Acevedo y el mencionado extranjero Eric Anderson.

Juani Brussino es el gran gestor del equipo (11.8 puntos y 3.4 asistencias), siendo un base con mucha vocación ofensiva, pero también con Baralle (17.6 tantos) que puede cubrir su espacio entrando como relevo o generando la doble base. Experiencia y juventud mixeadas, pero con el común de denominador de que ambos tienen muchísimo talento y poder de gol. Un 1-2 que combina la presión en primera línea defensiva y la agresividad, con la generación desde el pick and roll, la capacidad de definir porque ambos tienen puntos en la mano y se le suma el poder hacer jugar también a sus compañeros. Buen acompañamiento de Toretta para dar descanso. Brussino y Baralle llevarán todo este fantástico presente que viven a la Selección, luego de ser citados por el Che García para la próxima ventana FIBA.

La sociedad se extiende con Gramajo (11.4 puntos, 4.4 rebotes y 2.4 asistencias), en el puesto del 2 más natural, es importante porque además de sus recursos para anotar permite tener recursos en el pick and roll y el bloque indirecto. La posición del escolta pudo verse mermada ante la salida del Chuzito González (fichó en Instituto tras el Súper 20), y aunque en cualquier otro tipo de situación esto hubiese despertado muchas alarmas, el enorme crédito para este equipo es que no perdió poderío ofensivo y supo repartir el goleo que habitualmente recaía en el paranaense en el resto de sus jugadores. De antemano se sabía que es una plantilla de jugadores con muchos puntos, pero lo admirable es cómo logró tapar ese en cuestión de un par de días y hoy se muestra sin fisuras.

Cosolito (15.0 puntos, 6.8 rebotes y 3.5 asistencias) es netamente el carácter y espíritu de Quimsa, porque si bien resulta ser un obrero determinante y lujoso, también es el jugador que mejor impregnada tiene la filosofía del equipo. Y contagia todo eso, porque es el gran líder que guía a sus compañeros pero que además está en todo lo que necesita el equipo dentro de la cancha. Tira a pie firme, defiende y es clave en el juego rápido, en los contragolpes donde se ve la mejor versión de Quimsa. Hace de todo, y bien. Con la personalidad de un capitán. Lugo es una alternativa joven, que tiene recursos ofensivos y de hecho viene sumando muy buenos minutos en cancha.

En el juego interior, las variantes siguen apareciendo porque la presencia de Acevedo (10.8 puntos y 4.4 rebotes) es también otro factor clave, como 4 abierto sabiendo que puede explotar su tiro exterior, que juega bien de espaldas y de frente al cesto, siendo un jugador en equipo que también defiende bien y que permite tener ese abanico de alternativas para lastimar en ofensiva.

A él se le suma aparece Eric Anderson (16.6 puntos, 10.6 rebotes y 2.4 asistencias). El pivote es el gran referente dentro de la pintura, un jugador versátil, que puede jugar bien en el poste bajo y a la caída, inteligente para ocupar los espacios, que sabe leer ventajas y que está dominando a placer cada noche que le toca salir a la cancha. La torre Cabaralí, atlético y muy dinámico pero que aún sigue en desarrollo, viene de atrás y es un buen complemento.

Campeón LNB en la 14/15, incluyendo el Súper 8 de esa temporada, con los años el protagonismo de la Fusión creció al punto de sumar consagraciones varias como los dos Súper 20 que ganó (2018 y 2021), además de la BCLA que ganó a finales de octubre del año pasado, la Intercontinental o el subcampeonato de Liga en la última Liga 20/21. Supo edificar un notorio éxito, que además de todo ese reslpaldo que tiene su historia y sus antecedentes más recientes, encuentra argumentos en un estilo de juego muy bien marcado, asimilado por todas sus partes.

Este año no es la excepción y quiere darle continuidad a su estirpe dominante. Puede parecer corto en su rotación, pero cubre tan bien los huecos y tiene tanto talento que lo disimula a la perfección. ¿Quién se anima a plantarle frente a este Quimsa lleno de hambre y con necesidad de títulos?

Proveedores Oficiales

Sponsors Oficiales

Soporte Tecnológico