LNB · 23 de Noviembre de 2021

Boca Jrs. · Gimnasia (CR) · Instituto · Quimsa · Quimsa · Riachuelo · San Martín

¿Quiénes son? Los 12 mejores nacionales de la temporada hasta hoy

En la víspera del debut argentino en la ventana FIBA, nuestro columnista eligió los mejores nacionales del ámbito local basándose únicamente en lo que hicieron en esta temporada.

El básquet nacional está al rojo vivo después de un arranque intenso entre el Súper 20 que consagró a Instituto y una Liga que tiene a Quimsa cómo líder absoluto con seis triunfos y a San Martín como invicto tras cuatro juegos. La pausa obligada por la ventana FIBA, en la que Argentina enfrentará a Paraguay con el debut del Che García en el banco de suplentes, resulta un momento oportuno para evaluar los nombres propios de este arranque.

Franco Baralle (Quimsa)

Asimilar el hecho de ser suplente lo distingue. Juani Brussino está en un gran nivel, pero cuando Baralle salta a la cancha, Quimsa potencia su juego ofensivo. Su nivel de confianza para anotar es altísimo, tanto para ir fuerte al canasto en acciones de uno contra uno como cuando tiene posibilidad de tiro. Su creatividad usando bloqueos directos hacia ambos perfiles es el inicio de ventajas que Quimsa suele usar muy bien. El base está promediando 10 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias por juego con un interesante 44% en tiros de campo.

Leandro Vildoza (Boca)

Es complejo sobresalir en un roster equilibrado y jerárquico como el de Boca. Lo que no es sencillo, más aun con Schattmann afuera por lesión, es ejercer el rol de líder. Y el taficeño se adueñó del equipo. No tiene números extraordinarios, pero comenzó la Liga siendo el mejor asistente (6 de media) y robador de balones (3). Sus 8 puntos de promedio aparecen en momentos clave, con su mejorado stop y tiro desde rango medio.

Sebastián Orresta (Gimnasia)

El base no frena su progreso. Pasan los partidos y gana madurez. Cada vez lee mejor el juego a alta velocidad. Su verticalidad y potencia de piernas para atacar el canasto y su evolución en el tiro externo lo vinculan más a un guardia moderno que a un mero organizador. ¿Sus números? 11 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias. Punto referencial en el juego explosivo de Gimnasia por su defensa en la primera línea.

Matías Solanas (San Martín)

Maduró de golpe. En cuanto se recuperó de las secuelas que le provocó el COVID, volvió a ser el asesino de la pasada temporada. Da gusto verlo jugar en tránsito sin pelota: siente la defensa, explota hacia ambos perfiles y usa genial los indirectos para lanzamientos de media o larga distancia. De su tiro no hay mucho más para decir: velocidad de ejecución, técnica y eficacia. Está promediando 14 puntos en 23 minutos en cancha. Se transformó en uno de los mejores escoltas de la Liga. Y aun está empezando.

Eric Flor (Riachuelo)

¡Qué pena su lesión! El escolta la estaba rompiendo toda en su rol de líder ofensivo del equipo riojano. Asimiló rápidamente la onda verde que le otorgó Fabricio Salas en cada contacto con el balón: máximo anotador de la competencia con 23.6 de promedio (43% dobles, 34% triples, 98% libres) y, aunque su repetorio principal es la anotación, generó beneficios comprometiéndose con el rebote (6,8) y generando juego (4,2 asistencias). Estaba jugando para MVP del torneo. Ojalá se recupere pronto.

Agustín Barreiro (Gimnasia)

Juega diferente al resto de los nacionales. Vuela. Y esa capacidad atlética le permite ser el mejor rebotero de la competencia (11 de promedio, ofreciendo muchas segundas chance de tiro). Sus 11 puntos por partido están respaldados por un buen porcentaje en dobles (63%) y libres (80%). Su rápido impacto provocó que el Che García lo tenga en cuenta para la Selección. Merecido.

Martín Cuello (Instituto)

La Gloria no la pasó bien en su gira por Santiago del Estero, pero Cuello sigue encendido: 14,4 tantos de promedio con un altísimo 70% en dobles y 43% en triples. A su repertorio le sumó 4 rebotes y 3 asistencias por juego. Está en el mejor momentos de su carrera, más polivalente, sumando detalles como portador de balón y entiendiendo cada vez mejor cómo rendir sin tener la bola en la mano. Letal.

Federico Aguerre (Boca)

Un relojito. Hace mucho sin que se note tanto. Sus números son muy buenos: 12,7 puntos, 7 rebotes y 2 asistencias de promedio para una valoración de 18. Boca, repleto de recursos para crear vías de gol, provoca gran parte de su poder ofensivo en base a los espacios que ofrence Aguerre, temible definidor a pie firme y campo abierto. Otro claro ejemplo de cómo ser muy bueno tocando poco la pelota.

Pablo Espinoza (Riachuelo)

El equipo riojano tuvo bien en claro los motivos que impulsaron su contratación: el ala pivote asegura calidad y cantidad en varias facetas del juego. El gran inicio de competencia tiene mucho que ver con sus 10 puntos (60% dobles) y casi 11 rebotes de promedio. Riachuelo usa su oficio para apoyar en poste bajo en momento clave de los partidos. Con 21.8, Espinoza es dueño de la tercera mejor eficiencia de la Liga.

Nicolás Romano (Instituto)

No se quedó conforme con su MVP del Súper 20. Demoledor inicio de Liga de Nico: es el dueño de la mejor eficiencia (23) entre los nacionales en base a sus numerazos: casi 15 puntos por partido, un gran 70% en dobles, 43% en triples y 85% en libres. Intenso y aplicado en defensa, clave para jugar a campo abierto por sus rebotes (8,3) y empuje de balón y epicentro en el dinámco juego ofensivo de Instituto.

Kevin Hernández (Boca) 

Hoy por hoy, es el cinco nacional más regular de la Liga. Sostuvo sus buenas estadísticas de la fase de grupos del S20: 13,2 tantos por partido (57% dobles) y 9 rebotes. Está jugando a un alto nivel defensivo: banca los 1vs1, ayuda y rota a tiempo, modifica infinidad de tiros. la llegada de Vargas quizá le quitó minutos, pero jamás bajó su nievel. Hiper merecida su convocatoria a la Selección. Era hora.

Tayavek Gallizzi (Instituto)

Epicentro defensivo de uno de los candidatos al título. Pero más allá de eso, el pivote ha ganado mucha confianza para producir adelante: está promediando 12 puntos. Instituto lo usa en el poste bajo porque anota (56% dobles), genera (1,5 asistencias) y visita seguido la línea (81% libres). La calidad de sus pantallas ya es una marca registada. Los tiradores de la Gloria pueden dar fe. Una bestia.

Proveedores Oficiales

Sponsors Oficiales

Soporte Tecnológico