LFB · 16 de Diciembre de 2021

Berazategui · Rocamora · Rocamora

Berazategui a la final: imparable y autoritario ante Rocamora

El campeón logró una gran victoria en el segundo juego de las semis y dirá presente en una nueva final a disputarse el domingo en Obras. Fue la 19° al hilo y no se detiene.

Rocamora 70 - Berazategui 89

Berazategui va y va, y no se detiene. Por momentos siendo contundente y magnífico en su juego, pero también lo hace cuando no brilla del todo ni está con todas sus luces. Eso es lo que pasa con los equipos que tienen un protagonismo muy bien marcado, con aquellos que ganan jugando o no bien. Lo importante es que no se detienen en su empresa y su ambición.

El equipo de Gonzalo Gómez no había hecho un buen partido en el primer juego de las semis, estuvo incómodo ante Rocamora pero de todas formas lo destrabó en el último cuarto y ganó. Hoy no quiso pasar sobresaltos, fue sólido en todas sus líneas y de a poco fue marcando una diferencia bastante importante hasta ganar luciéndose. Ganó por 89-70, no titubeó para cerrar la serie y se metió en una nueva final de Liga Femenina, que se disputará el domingo, a las 15.30, en Obras.

Necesitaba que todo su repertorio explote para tener una noche lo suficientemente tranquila, todo dentro de la paridad y la exigencia a la que te lleva un rival dignísimo y tan complejo como lo es Rocamora. Y consiguió exponer todas esas variantes, porque si bien le faltó un poco más de punch de jugadoras como Jourdheuil o Palo Armesto, aparecieron exponentes claras y claves. Una de ellas fue Cande Gentinetta, una de las jugadoras más dominantes de la categoría y dueña de una planilla letal: 16 puntos (62% en tiros de campo), 9 rebotes, 4 asistencias y 2 tapas en 20 minutos. Indudablemente, la llave de la noche.

Pero más allá de la rafaelina, también hubo lugar para las garantías que ofrecen otras jugadoras determinantes como Celeste Cabañez, importante desde su prolijidad, lucidez y con su tan confiable tiro de tres (18 puntos con 3/3 en triples); además de Flor Galbán, muy importante desde su intensidad (14 tantos y 3 rebotes); y el trabajo siempre presente de la Flaquita Florencia Fernández, gravitando con su presencia debajo del aro (8 tantos y 9 rebotes).

Berazategui fue muy prolijo, no perdió nunca la línea y se mostró claro en su idea. Sabía lo que tenía que hacer, encontró muy buenos recursos en el banco, lastimó mucho de contragolpe y sacó diferencias a raíz de las pérdidas de su rival. Impuso esa buena versión que necesitará tener también en la final, con concentración y no saliéndose del libreto, de esa intensidad defensiva y de saber cómo explotar sus variantes de ataque según el vuelo que vaya tomando el partido.

Rocamora tuvo algunas buenas luces. Llegó a tener 11 de ventaja por un momento pero Berazategui se lo revirtió. Sabía que se jugaba la gran última parada, pero a pesar de su intensidad no fue suficiente. Vale Fernández la volvió a romper toda (23 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias), mismo para un buen trabajo de Selent (9 unidades), Anto González (10) y el trabajo de Pauli Villanueva desde los relevos (9). Es cierto que hoy Sabri Scévola no pudo gravitar demasiado en ofensiva, a pesar de colaborar bastante en los cristales, y tal vez eso se sintió un poco.

No obstante, ningún resultado debería quitarle mérito a un equipo como Rocamora, dueño de una filosofía muy clara, que promueve su buen básquet y la formación como pilar principal de su estructura, y que otra vez volvió a dejar bien alto al básquet entrerriano. Aplausos para las Rojas, que nuevamente lograron meterse entre los cuatro mejores equipos del país y dejan la vara bien alta.

Multimedia Relacionado

Proveedores Oficiales

Sponsors Oficiales

Soporte Tecnológico