LNB · 02 de Septiembre de 2021

San Martín

Ferreyra en San Martín: su aventura en San Lorenzo y la confianza de Vadell

Tuvo su chance soñada cuando Barrio Parque lo cedió a préstamo al Ciclón. Allí confirmó su buen nivel para la elite y ahora cerró por tres temporadas en el Rojinegro.

Por Lucas Leiva

Todos los caminos lo conducían a la Liga. Por la proyección que venía insinuando desde hace un par de temporadas era inevitable que, tarde o temprano, aterrizara en la categoría más importante del básquet argentino. Sin embargo, recién en la pasada 20/21 terminó haciendo su estreno. Era una prueba de fuego a la que decidió someterse, pero sin dudas a su vez estaba cumpliendo su sueño de jugar en la máxima división y no podía echarse atrás. El hecho de jugar en un equipo candidato y con exigencias como San Lorenzo no era sencillo, pero Santiago Ferreyra optó por mudarse, aceptar el desafío y armar sus valijas rumbo a Boedo. La apuesta le salió bárbara, y el buen desempeño que tuvo le abrió puertas a un futuro que empezará a consolidarse desde esta temporada con San Martín de Corrientes.

Ya los últimos años en Barrio Parque le abrían esa posibilidad siendo uno de los jóvenes más destacados de la Liga Argentina. Pero claro, debía dar ese salto y demostrar que podía jugar en la elite. Y así, con el Ciclón llevándoselo a préstamo por unos meses hasta que se reactivase el ascenso, el joven oriundo de Hernando superó la prueba en su debut: 4,5 puntos, 2,3 rebotes y 1,5 asistencias en 15,4 minutos. Luego volvió a la segunda categoría con Parque, y alcanzó cuartos de final del Norte, pero en su hoja de ruta se sabía que volvería a la Liga gracias a su rentable periodo en el elenco azulgrana.

Esta 21/22 la jugará con San Martín de Corrientes, equipo que viene de ser una de las grandes sensaciones de la pasada campaña. Con esto, Ferreyra cumple su anhelo de regresar a la A, y de la mano de un proyecto sólido e interesante que supo sustentarse a lo largo de los últimos años bajo el mando de Diego Vadell. En charla con Prensa AdC, el base habla de este nuevo desafío y el convenio rojinegro que firmó por, en principio, los próximos tres años.

- Contame un poco cómo llega lo de San Martín...
- Me sorprendió un poco porque se dio apenas terminé la temporada con Barrio Parque. La verdad es que no sabía nada, pero al día siguiente de terminar de jugar la Liga Argentina mi representante me comentó esa opción entre otras más que había. Lo que yo tenía claro era que quería jugar la Liga. Lo veía posible pero a su vez complicado, pero por suerte salió esto de San Martín. Creo que pudo tener que ver la buena imagen que dejé en esos meses que jugué con San Lorenzo. Me parece que eso hizo que tuviera más chances. Cuando terminé la temporada con Parque empecé a hablar lo de San Martín, se fue dando y en unos días se cerró.

- Más allá del éxito deportivo de la última temporada, San Martín viene ya teniendo un proceso de años de trabajo respetando una base, desde Diego Vadell y pasando por varios jugadores de la columna vertebral. ¿Cuánto te movilizó irte a un club con esa proyección?
- Muchísimo, y más porque en principio el contrato que me ofrecieron es por tres años, y eso está muy bueno para tener continuidad y poder quedarme en la Liga si todo sale bien. Espero que las cosas se vayan dando. Tener una oportunidad como esta era algo que quería y anhelaba mucho. Ahora quiero aprovechar esta chance, y qué mejor que hacerlo en un equipo que terminó 3° en la Liga de la temporada pasada. Hablé con Diego, me dio mucha confianza y eso me hizo sentir muy bien. Estoy tratando de darlo todo a cada momento para que todo salga lo mejor posible.

- Hoy hablabas de San Lorenzo y uno recuerda la imagen que dejaste en la primera parte de la Liga pasada, respondiendo acorde a las exigencias y en un club con pretensiones altas. Incluso Silvio Santander dijo que hubiese querido que te quedes en el equipo. ¿Qué recordás de esos meses en Boedo?
- Silvio es sensacional en todo sentido. Nos bancó en algunas situaciones y problemas que hubo. La forma en la que se dio mi llegada al club fue muy repentina, porque un rato antes estaba sentado en mi casa viendo qué iba a pasar con Barrio Parque y la Liga Argentina. Al ser ficha U23, hay una parte del reglamento que dice que los U23 que están en la Liga pueden bajar a jugar Liga Argentina, justo el Penka no estaba porque seguía en México y San Lorenzo estaba buscando un U23. Mi representante me dijo de la posibilidad, si me animaba a ir... imaginate que yo estaba en Córdoba esperando ver qué pasaba con la Liga Argentina así que no lo pensé ni un segundo. Después fue todo muy lindo lo que pasó, pude jugar muchísimo más de lo que pensaba. Incluso cuando volvió Penka, porque pude jugar también. Silvio me preguntó si quería quedarme, me expresó sus ganas de que siga, pero bueno, no se terminó dando por la cuestión del contrato que estaba a préstamo.

- Te tocó vivir una experiencia bastante particular, en un plantel de mucha jerarquía y con jugadores como Vildoza o Penka en tu posición... ¿Qué te dejó esa convivencia con ellos?
- Primero que nada, tener al lado a jugadores como ellos hizo que mi motivación se vaya al palo. La verdad es que son situaciones que uno no sabe si las va a volver a vivir. Pepe es un animal, te mata a goles y tiene tanto un repertorio como un talento increíble, y sentir que uno entrenándose con él puede ponerse a la altura y competirle es muy gratificante. ¿Y de Penka qué te puedo decir?... Es el jefe, entiende todo, impone una presencia tremenda y aprendés muchísimas cosas, desde manejar los tiempos de un partido y otras situaciones más que tenés que verlas para ir entendiéndolas.

- ¿Te generó alguna sensación amarga no poder seguir en el club y tener que volver a Parque?
- No estaba triste, no. Me hubiese encantado quedarme también, pero yo tenía mi compromiso con Parque y quería participar también con el equipo. El balance fue muy positivo, y creo que me ayudó muchísimo en todo sentido. Cuando salieron campeones, valoré mucho incluso que me hayan reconocido en un tweet y en las redes como parte del equipo... no estuve los últimos 4 meses del torneo, pero al ganar el título me tuvieron en cuenta, se acordaron de mí y eso me puso muy contento.

- Vos, junto con otros pibes que se venían destacando en Liga Argentina y dieron el salto a la A la temporada pasada, ya venías presionando esa posibilidad de llegar en algún momento a tener esa chance en la elite. ¿Sentiste algún cambio con el paso de categoría? ¿La parte física?
- En lo personal siento que va más por una diferencia mental... de tenerte confianza, que por más que estés en la Liga saber que podés competir y hacerlo de una forma similar a la que lo venías haciendo antes. Físicamente implica otro tipo de roce, pero no es tanto como en el TNA sino que es otro tipo de juego. Yo en particular me sentí mucho más cómodo en la Liga.

- Y ahora que sos parte del proyecto de San Martín, ¿Qué hablaste con Vadell?
- Siempre que charlo con él me da mucha confianza. Cuando hablamos en su momento me dijo que venía siguiéndome de hace tiempo, y en cuanto al juego me pidió que sea agresivo. Que vine a jugar a lo que yo sé, que tire con confianza al aro que es mi fuerte, y un par de cositas más. Voy a tener mucho la pelota en la mano así que quiere que tome buenas decisiones, que lea mucho. Por su estilo, a él no le gusta tanto ese ritmo rápido y un poco inconsciente sino que va más por ese estilo de básquet más pensativo.

TV Oficial

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico