LNB · 10 de Diciembre de 2021

Instituto

Copello íntimo: sus inicios, su amor por el básquet y la actualidad de Instituto

El base de la Gloria reflexionó sobre su carrera, las experiencias adquiridas y lo que significa la naranja dentro de su historia. Entrevista con un campeón del S20.

Nicolás Copello siempre fue un chico al que le gustaba el deporte pero fue un amigo el responsable de inclinar la balanza para que jugara al basquet con él y así pudieran disfrutar un poco más de su amistad. Este compañero del club República del Oeste notó las cualidades que tenía el joven base y cada vez que se veían le insistía a Nico para que forme parte de su equipo.

"Es verdad, gracias a un amigo arranqué básquet y desde ese día me había gustado el deporte, ya a la par hacía fútbol, y por cuestiones de horarios que se interponen, tuve que elegir entre uno de los dos. Pero al principio cuando me insistía para ir, me daba vergüenza hasta que un día le di el sí y el ir y practicar me hizo de a poco agarrarle el gusto al básquet", expresó el base.

El santafesino se formó en República del Oeste y luego se fue a Atenas en la 09/10, durante su último año escolar. Después de jugar en Córdoba lo fichó Boca y tuvo dos pasos por esa institución: el primero en 10/11 y el segundo en la temporada 14/15. Durante su primera estadía en la Ribera, disputó el Mundial FIBA de Letonia con la Selección U19. Tras la vuelta al equipo Xeneize pensó en dejar la naranja, pero se dio cuenta de lo que significa el básquet en su vida:

"Obviamente ocupa una parte importante en mi vida. Desde la amistad que aún hoy mantengo con mi grupo de amigos hasta llegar en este caso a ser profesional y disfrutarlo", dijo Nicolás.

Por un tiempo se alejó de las canchas para estudiar en su ciudad natal, Santa Fe, pero con el llamado de un entrenador que conoció en Boca volvió a ponerse la musculosa para jugar en Salta Basket (16/17) y Libertad de Sunchales, con el que ascendió a la Liga en la 2017/18.

Nicolás Copello tiene muchos recuerdos en el mundo basquetbolístico: "Cada uno de los que tuve significaron algo en ese momento. Tanto habiendo jugado con amigos como recientemente torneos profesionales. Creo que los momentos que se me presentan así hay que tratar de disfrutarlos porque no sabes cuando pueden volver a pasar".

Antes de jugar en Instituto, el base santafesino tuvo un destacado rol en el equipo de Quimsa durante dos temporadas, dejando una recordada huella en la Fusión tras ganar una Champions League y un Súper 4. Esta temporada en la que concretó su arribo a la Gloria, ya alzó la Copa del Súper 20 y va por más. Sobre su presente participación en el equipo de Lucas Victoriano resaltó lo siguiente:

"Estamos bien, pero podemos estar mucho mejor. En el Súper 20 demostramos la idea de equipo que queremos, siendo importantes todos, y el objetivo ahora pasa por plasmarlo la mayor cantidad de tiempo durante la fase regular".

Nico ya expresó que disfruta el presente y atesora cada recuerdo que vive, la carrera que empezó a estudiar en el momento que casi deja el basquet todavía la sigue cursando y además demuestra un gran rendimiento en cada partido que juega, es por eso que aún le queda mucho camino y oportunidades.

Bonus track: ¿Cómo es un día en la vida de Nicolás Copello?

"No te perdés de nada al saber lo que es un día mío. En temporada, generalmente suelo levantarme temprano, pasa que alrededor de las 10.30 estoy acostado de la noche anterior. Si hay entrenamiento a la mañana, paso lo que tenga que hacer para la facultad a la tarde, y viceversa. Cuando es doble turno trato de meterle un poco en cada parte del día. Y después del almuerzo trato de dormir un rato... no me gusta dormir mucho, exageradamente 45 minutos, y después continúo con el día de acuerdo a cómo estén distribuidos los entrenamientos. Así que no es tan movido, trato de usar el tiempo libre para estudiar o en su defecto para leer algún libro que me guste", cerró Copello.

Informe: Prensa Instituto

Proveedores Oficiales

Sponsors Oficiales

Soporte Tecnológico